Capitalismo consciente

Día a día nos enfrentamos a grandes retos. La conservación ambiental, el desarrollo económico y social se convierten en objetivos esenciales de toda empresa independientemente del tamaño, el sector y el tiempo de permanencia en el mercado. Los nuevos emprendedores deben liderar proyectos que ayuden a superar estos desafíos y para ello, el capitalismo moderno debe ser reinventado a fin de limitar sus efectos nocivos y optimizar los beneficios de la sociedad. Las empresas ya constituidas han de transformarse en empresas más conscientes que contribuyan a este propósito. Las personas y las familias juegan un rol fundamental dado que se trata de la sostenibilidad y perdurabilidad del ser humano y el ecosistema que habitamos. Miles de líderes en el mundo se han puesto manos a la obra para construir una nueva cultura empresarial, más humana y comprometida con su entorno.

Los beneficios de corto plazo, en algunos casos en contra del bienestar social y de la preservación de la naturaleza, dejan de estar en la estrategia de muchas organizaciones. Por fortuna, ya hay iniciativas en diversos países para poner un límite a estas prácticas y evitan anteponer el beneficio económico sobre el beneficio colectivo.  Toda empresa debería tener un propósito que incorpore la rentabilidad, el compromiso social y ambiental con unos objetivos inspiradores invitando a la permanente reflexión y el compromiso con una cultura consciente y responsable. Adicionalmente, las organizaciones deben establecer una cultura consciente la cual va más allá de la competencia por calidad y precio; deben motivar y asegurar un liderazgo consciente con marcos de actuación donde primen los valores y la coherencia. Los líderes definitivamente deben estar al servicio de los equipos y no los equipos al servicio de los líderes.

Existen diferentes acciones, iniciativas y movimientos que buscan hacer el capitalismo más justo, humano y sustentable. Es aquí donde aparece el “Capitalismo Consciente”, el cual busca restituir al capitalismo su faceta de promotor del progreso y la solidaridad humanas. Esta filosofía considera que la máxima realización del individuo y de las compañías es el servicio al prójimo y la construcción de un mundo mejor.

Los invito a actuar de una forma solidaria, buscando el bienestar de las comunidades en las que pertenecemos, a pensar en un marco de actuación sostenible para dejarle de esta forma una sociedad más justa y equitativa a nuestros hijos y nietos. No esperemos a que otros lideren el cambio, empecemos por dar ejemplo en las organizaciones que representamos y en nuestros hogares.

Jorge Ivan Otalvaro
Padre 6° y 10°
Colegio The Columbus School

Revista Nuestra ASOPAF / Edición 14

Add a Comment

Your email address will not be published.