Apuntes de un «Recorcholis»

  • “Asombroso”, “maravilloso”, “admirable”, “fascinante”, “impresionante”, “desconcertante”, “sobrecogedor”, “pasmoso”, “increíble” …
  • “Date un regalo de cinco minutos para contemplar con asombro todo lo que ves a tu alrededor” - Wayne Dyer (1)
  • ¿Qué contiene un asombro, que modifica nuestras facciones, obligándonos a abrir los ojos y la boca; y/o altera la dinámica de nuestro cerebro, despertando una emoción especial?
  • El asombro es la capacidad de los seres humanos, que hace que podamos salir de nosotros mismos y observar, con admiración o con extrañeza, el mundo exterior.
  • El asombro es el combustible del descubrimiento, “antecede al deseo del conocimiento y también lo posibilita” (Platón), dinamiza los sueños, enciende la persistencia, empuja al logro.
  • El asombro nos puede dejar -atónitos, estupefactos, pasmados, aturdidos, confundidos-, es una emoción desencadenada por la conciencia de algo que no nos es inmediatamente comprensible.
  • Se puede desarrollar el “músculo” del asombro, entrenar nuestra capacidad de asombro nos hará más felices y productivos.
  • El estado del alma y de la mente libera nuestra capacidad de asombro. En un estado de calma podemos ser más conscientes de lo que nos rodea y asombrarnos de eso.
  • Cuando ya nada nos asombra, la esencia de la vida se ensombrece, el mundo se vuelve uniforme y repetitivo, ¡gris!
  • El asombro es un antídoto contra el hastío, la tristeza y la desesperanza.
  • Qué reto tan interesante para padres y maestros el de educar a los niños a través del asombro, que aprenda a analizar, interiorizar, comparar, cuestionar y reflexionar el entorno que lo rodea y así mismo.

———
Wayne Dyer, (1940-2025), psicólogo y escritor de libros de autoayuda estadounidense. Uno de sus libros más famosos fue: “Tus zonas erróneas”, 1976.

Orlando Prada López
Miembro Honorario
Junta Directiva ASOPAF - The Columbus School - Revista Nuestra ASOPAF / Edición 20

Add a Comment

Your email address will not be published.